Hedipu

19 10 2008

Hedipu

Le conocí en el gimnasio, que es donde me pongo morao de ver rabos y culos y muslos y espaldas y donde les hago mentalmente fotografías y luego me la meneo salvajemente en casa. Se me ha hecho amigo y hoy hemos quedado para ir a la otra piscina, porque dice que quiere que le enseñe a nadar.

Tiene 25 años, es bajito y fibroso, pero su piel no tiene la tersura de esa edad. Uno diría al verle que tiene por lo menos cinco más. Será la mala vida. Bajo su piel hay poca grasa. Corre todos los días una hora dos veces, primero por la mañana y luego al atardecer. Tiene una espalda musculada pero fibrosa, sin exageraciones pero bien dibujada, que le acaba en un cuello firme por arriba y en un culo de esos en los que cada uno de los mofletes está separadito y bien marcado. Es un adicto del gimnasio y cuando estamos desnudos me mira tan descaradamente como yo a él. A mí a veces se me empálpita el rabo y noto como fluye la sangre, todo hay que decirlo, pero nunca llego a empalmarme así en público.

Tiene un chorrón gordo que le cuelga fláccido, del tamaño de un plátano. Es una polla sin mucho músculo, con lo que una vez trempao debe ser deliciosamente monstruosa.

En la piscina pública hemos estado tumbados una hora charlando y nos hemos tenido que ir, porque hacía mucho calor y no había ninguna sombra libre, y porque había demasiada gente, la mayoría criaturas y no podíamos charlar de nuestras cosas a gusto.

Trabaja en un banco, me ha dicho, y vive solo en Komasdal, el barrio de los mulatos. Él es Ovambo, de un bonito color bantú claro, con lo que es excepcional que viva ahí. Dice que ahora se va a ir a una casa más grande, donde pueda estar sin ningún familiar. Me tiene bien intrigado. Y para colmo conduce un wolksvagen jetta muy bien cuidadito, con llantas de esas nuevas de poca goma y que brillan mucho. .

Hemos quedado para ir a la playa el fin de semana que viene. Es extraño porque no nos conocemos lo suficiente como para irnos juntos dos días, pero el lunes me va a llamar para decirme en qué bungaló ha reservado. Fue él quien se arrancó con lo de que se encargaba de reservar. Ahora tiene que tomar la decisión de si reserva un bungaló con dos habitaciones, una habitación con dos camas o cómo se lo monta. Yo me voy a dejar hacer. Es de esas apuestas que suelen acabar mal, pero en muchas ocasiones la única forma de averiguar si la piscina tiene agua es tirándose en ella n’est pas?


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: